Buscar

Adiós Inadem, hola emprendedores organizados



El Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) fue creado en 2013 para apoyar a los emprendedores por medio de políticas incluyentes, que pretendieron impulsar su innovación, competitividad y proyección en los diferentes mercados.

Las bondades de este órgano desconcentrado de la Secretaría de Economía fueron, desde mi punto de vista, focalizarse en proyectos innovadores, con un alto componente tecnológico y capacidades escalables en los mercados. Esto generaba que se apoyaran principalmente proyectos viables y capaces de replicar su éxito de manera masiva.

Sin embargo, para algunos congresistas esta estrategia era insuficiente, pues dejaba a un lado, de acuerdo con ellos, a las micro, pequeñas y medianas empresas (pymes), que son las que generan más del 80% de las plazas laborales del país.

Esto llevó a que la Cámara de Diputados aprobara este semana la desaparición del Inadem por medio de una reforma a la Ley para el Desarrollo de la Competitividad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa.

Lo hecho está hecho y no vamos abundar más en un debate ya dado de si era mejor mantener al Inadem o desaparecerlo. Lo cierto es que lo que viene es pensar en el futuro y cómo los emprendedores tenemos que hacer frente a los nuevos retos del contexto nacional y en manos de quién está promovernos.

En este sentido, me parece que si algo sabemos los emprendedores es que en nuestra naturaleza está enfrentar las vicisitudes y salir adelante por nosotros mismos. Lo que quiero decir con esto es que es un momento ideal para que el ecosistema emprendedor se reagrupe y florezca a partir de acciones conjuntas que hagamos, como promoción, estudio de nuevos mercados, alianzas e impulso de políticas públicas que nos favorezcan.

Y cosas interesantes ya comienzan a suceder. Por ejemplo, apenas en febrero pasado emprendedores, de manera particular la Asociación de Emprendedores de México (ASEM), presentaron al Congreso la propuesta de “Ley de Pago a 30 días”, que busca que las grandes compañías y el gobierno, en lugar de pagar a su proveedores a 90 o más días después de entregado el producto o servicio, ocasionando con ello falta de liquidez para seguir invirtiendo en más productos o activos, paguen en un plazo no mayor a 30 días.

Pero no es lo único que podemos hacer. En otros países de Latinoamérica como Colombia, por ejemplo, cada vez es más común que emprendedores y gobierno generen espacios creativos para fomentar la innovación, el desarrollo y el emprendimiento, bajo condiciones óptimas para realizar todo esto, como espacios con banda ancha, incentivos fiscales, tecnologías de información, etcétera.

¿Y que tal si impulsáramos como gremio una alianza con alguna institución educativa para mapear el ecosistema emprendedor en México con el objetivo de saber qué fondos existen, cuáles son las ciudades con más emprendedores, qué entidades de gobierno son las que apoyan los emprendimientos, quiénes son las multinacionales o empresas grandes que tienen programas de apoyo a proveedores, cuáles son las aceleradoras que operan en el país, etc? Sin lugar a dudas dicha claridad potenciaría los emprendimientos y haría menos difícil su camino al éxito.

Basados en estos ejemplos lo que nos toca hacer como emprendedores es no dejar de emprender pero ahora no pensando en nosotros mismos, sino en otros emprendedores con los que podemos crecer y generar desarrollo y empleo en beneficio del país y la región.

1 vista0 comentarios
Suscríbete
  • Gris Icono de Instagram
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon

© 2019 by Symetrique Agency.

  • Instagram
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon