Buscar

Emprender con la familia: ¿riesgo u oportunidad?



Se estima que el 90% de las empresas en la región son familiares. El dato no solo se refiere a los

pequeños establecimientos, sino también a grandes corporativos que podemos encontrar en los

diferentes países de América Latina.

Esto, reflejan estudios sobre este tema, es casi una particularidad de Latinoamérica, y diferentes

generaciones se suelen ir pasando el mando en las empresas (el abuelo al padre, el padre al hijo, el

hijo al nieto).

Esto no es malo en sí. Las empresas familiares dan una gran cantidad de empleo. El tema es cómo

tener las mejores prácticas para que emprender en una empresa familiar sea una fortaleza y no un

impedimento para tener éxito. La frase de “70% de las empresas familiares truenan en la tercera

generación” ya no la sabemos todos.

Aquí algunos aspectos que destacaría a partir de algunas recomendaciones que hacen sobre el

tema prestigiadas escuelas de negocios:

1. La comunicación y la transparencia son elementos básicos y primordiales para evitar

cualquier confusión o interpretación que pueda derivar en conflicto entre los miembros.

2. Cada miembro de la familia debe tener claridad en su rol. Es típico que digan: es que por

qué voy a hacer algo diferente a ti si tenemos los mismos derechos. Especificar

obligaciones y especialidades es crucial.

3. Si bien la idea de que todos aporten ideas es importante, debe de haber claridad

que es un miembro de la familia el que tomará la última decisión y que ésta puede

ser la mejor o no, pero se debe de respetar.

4. Nadie tiene ventajas sobre otros, sobre todo frente a ejecutivos externos. Esto es,

todos deben tener responsabilidades y un salario acorde a éstas, no pensar que

por ser miembro de la familia debe ganar más que un directivo externo que por su

nivel de responsabilidad debe ganar más.

5. Los independientes siempre vienen a ser un buen equilibrio. Hay que considerar

su voz dentro de los órganos de decisión.

6. Al hacer cambios en el mando de las empresas familiares, se debe evitar querer

que cambie todo de un día para otro solo porque “el nuevo” le quiere poner su

propio sello. Se debe caminar bajo esquemas de cambio, pues es la forma de

sobrevivir hoy en día de las empresas (ver La gestión del cambio

organizacional en los tiempos de crisis: https://urlzs.com/kjmEF) pero no hay

que pretender que es un miembro de la familia el que tiene la verdad universal.

7. La capacitación debe involucrar tanto a empleados como a los propios miembros

de la familia que tienen una responsabilidad en la organización. Los estudios

siempre llevan reflexiones para trabajar bajo estándares profesionales y no bajo

vínculos familiares.

8. Y no confundan las reuniones familiares con reuniones de trabajo en familia.

Llevar el trabajo a casa no solo puede terminar con una empresa, sino con las

propias relaciones familiares.

64 vistas0 comentarios
Suscríbete
  • Gris Icono de Instagram
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon

© 2019 by Symetrique Agency.

  • Instagram
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon