Buscar

¿Por qué los negocios con un propósito de vida son los que trascienden?




Estamos en la era de la búsqueda del éxito. Los emprendedores parecen estar en una carrera constante donde lo importante es ser exitoso, reconocido o el dinero. Pero eso, ¿tiene una meta concreta? ¿Realmente impactas a más personas con el éxito que pretendes alcanzar? ¿Te hace sentir completo y realmente satisfecho en tu vida?

Tener la respuesta a estas interrogantes es imposible, habría que analizar caso por caso. Lo que es seguro, muy seguro, es que cuando emprendemos con un propósito de vida sí se tienen metas concretas, sí impactas positivamente a más personas y sí te sientes bien contigo mismo, siempre.

Emprender con propósito te hace fuerte. Te permite desarrollar capacidad de resiliencia, como el bambú. Cuando necesitas ser flexible lo puedes ser; cuando necesitas ser duro, lo eres; cuando necesitas crecer, creces. El propósito de vida funciona como una brújula: te indica si lo que haces lo haces bien, si vas por buen camino.

Pero, ¿cómo definir un propósito de vida? Para mi, es aquello con lo que conectas en la vida, lo que te hace feliz y sentirte realizado. Muchas veces pensamos que es lo que queremos, pero muchas veces “para qué” lo queremos, es la pregunta correcta. Un propósito de vida es eso para lo que trabajas: ¿dinero?, ¿reconocimiento?, ¿éxito?, ¿ser famoso?

Desafortunadamente muchas veces no sabemos qué es lo queremos. Por ejemplo, muchas veces queremos más “trabajo”, pero más trabajo no significa más dinero precisamente. Puedes trabajar mucho más fuerte, más duro y ganar menos dinero que trabajando la misma cantidad de horas o inclusive menos. Esto nos lleva a otra pregunta: ¿para qué quieres lo que quieres?

Muchas veces lo queremos es porque pensamos que existe oportunidad de generar buenos ingresos, pero ¿realmente solo lo que quieres son ingresos? Por qué si la respuesta es sí, creo que estás en el camino incorrecto. Con algún desafío en el camino te sentirás como volver a empezar de cero y replantearte volver a empezar. Esto puede ser de manera continua y un ciclo vicioso.

Cuando tienes claro cuál es tu propósito de vida sabes que lo que pienses, hagas o ejecutes te acerca cada vez más a cumplir y realizar tus sueños. Un ejemplo: imagina un emprendedor que le gusta y le apasionan los autos y la mecánica y no le gusta para nada el elaborar páginas de internet, pero resulta que escucha que hacer páginas de internet es muy redituable y lo primero que hace es emprender un negocio de páginas de internet.

A los pocos meses un cliente no le paga porque no le gusta el trabajo, cambia tres veces de programador porque no le terminan el trabajo. Dos clientes le piden que inicie, pero nunca le pagan. Al poco tiempo se da cuenta que no entiende nada acerca de ese negocio y que lo que iba a ser un “buen negocio” no lo fue.

Ojo, no estoy diciendo que ganar dinero está mal, al contrario. Lo que quiero transmitir es que si el único propósito es hacer dinero, no estarás motivado para seguir adelante ante los distintos desafíos que se pueden presentar.

Cuando todo lo que realizas está alineado a un propósito de vida, todo se vuelve más fácil o meno difícil de alguna manera. En suma, un propósito de vida es aquello por lo que te levantas todos los días y utilizas cualquier adversidad solo para volar más alto; es algo que va más allá del dinero, reconocimiento, éxito. Todo lo mencionado llega por consecuencia y es resultado de tú propósito de vida.

Un método sencillo para plantear un propósito de vida lo resumiría en tres líneas de preguntas, todas conectadas entre sí:

1.-¿Quién soy? ¿Qué me gusta? ¿Qué me apasiona?

2.-¿En quién quiero convertirme? ¿Cómo me visualizo? ¿Cómo me hace sentir eso?

3.-¿Para qué quiero convertirme en esa persona? ¿Para qué quiero lograr esa meta? ¿Para qué me quiero sentir así?

Muchas veces lo que queremos lograr está ligado a algo que no es físico. Por ejemplo muchas veces queremos dinero pero no queremos el papel moneda como tal, lo que queremos es sentirnos libres o sentirnos realizados. Lo que quiero trasmitir es que el dinero es solo un vehículo. Por eso es muy importante siempre preguntarnos “para qué”. Esta pregunta nos va a ayudar a alienar el pensamiento con la emoción de lo que realmente queremos.

En mi caso, mi propósito de vida es claro: contribuir en la generación de más de 1,000,000 de empleos, autoempleos productivos y bien remunerados. Esto, a través de generar negocios prósperos, rentables y sanos; al igual que impulsar a personas a emprender y que a través de hacer su propósito de vida generen negocios, produzcan empleos y ayuden a las personas a generar más empleos, para de este modo contribuir con a la economía del país y de la región.

Un propósito de vida se construye día a día, y los resultados se observan solo a la distancia, una vez pasado cierto tiempo. ¿Cuál deseas que sea tu propósito de vida?

1 vista0 comentarios
Suscríbete
  • Gris Icono de Instagram
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon

© 2019 by Symetrique Agency.

  • Instagram
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon